logo-osakidetza logo-gb

Investigadores de Osakidetza y UPV/EHU identifican biomarcadores clave en el desarrollo de ictus

18/07/17


Los resultados han sido patentados con el apoyo de la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación de BIOEF y de la UPV/EHU

Profesionales de Osakidetza y la Universidad del País Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea (UPV/EHU) han identificado un método basado en la determinación de ciertos biomarcadores para definir la probabilidad de un sujeto de sufrir una enfermedad cerebrovascular (ICTUS).

Desde el año 2008 profesionales de OSI Bilbao Basurto mantienen estrecha colaboración con el grupo Neurogenomiks de la UPV/EHU en diferentes líneas de investigación. Los resultados obtenidos en el área vascular son fruto de la investigación  liderada por María del Mar Freijo, Servicio de Neurología del Hospital Universitario Basurto (OSI Bilbao Basurto), y los investigadores Ikerbasque del laboratorio Neurogenomiks de la UPV/EHU, Iraide Alloza y Koen Vandenbroeck y ha contado con el apoyo de ayudas impulsadas desde el Instituto de Salud Carlos III y el Departamento de Salud del Gobierno Vasco para su desarrollo.

El ictus es la primera causa de muerte en las mujeres y la tercera en hombres en Euskadi. Es también la causa principal de incapacidad funcional severa, ya que se estima que el 44% de los supervivientes a un evento de este tipo permanecen con una dependencia funcional. La Organización Mundial de la Salud (OMR) considera el ictus uno de los problemas sanitarios más graves que padece Europa. Y por dicho motivo, la OMS subrayó en la llamada Declaración de Helsingborg la necesidad de que todos los pacientes con ictus agudo tuvieran acceso a unidades especializadas como la que se inauguró en el Hospital Universitario de Basurto en mayo del 2012. Se estima que 1 de cada 6 personas sufrirá un Ictus. El coste estimado del ictus para un año es de más de 27.000 €  por paciente y los costes de discapacidad asociados a ECVA son el 74% del total del coste de dependencia. Por tanto, el impacto de esta enfermedad representa un coste muy elevado para la sociedad y el interés de poder prevenirla es primordial.

Según han explicado los investigadores, la inestabilidad de la placa aterosclerótica en la arteria carótida es uno de los principales factores que pueden dar lugar a un ictus. Debido a la complejidad de los procesos que desencadenan un ictus, es conocida la dificultad para encontrar biomarcadores con un verdadero valor diagnóstico y actualmente no existen tests que ayuden a la identificación de placas estables o inestables ni a evaluar el riesgo de desarrollar un ictus.

Fruto de la colaboración de los profesionales, se ha conseguido identificar una serie de biomarcadores implicados en este proceso y se ha diseñado un método basado en la determinación del nivel de expresión de los mismos para diagnosticar a un sujeto con placa aterosclerótica inestable y pronosticar la probabilidad de sufrir un ictus.

17_07_18 FOTO IMG_9838 (2)

Koen Vandenbroeck, Maria del Mar Freijo e Iraide Alloza

Estos resultados han sido patentados con el apoyo de la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación de BIOEF (Fundación Vasca de Innovación e Investigación Sanitarias) y de la UPV/EHU. BIOEF gestiona la propiedad intelectual e industrial y apoya la valorización de los resultados de I+D+i que se obtienen en Osakidetza y sus centros de investigación. Por su parte, la OTRI de la UPV/EHU es la oficina encargada de gestionar la transferencia de resultados de la investigación a la sociedad y de las relaciones con las empresas, gestionando entre otros activos científico-tecnológicos la cartera de patentes de la universidad.

A partir de ahora el objetivo es seguir avanzando en la validación de estos resultados con el objetivo último de poder disponer a medio-largo plazo en la práctica clínica de un kit que facilite la identificación de los pacientes con probabilidad de sufrir un ictus.

top
<Cerrar