logo-osakidetza logo-gb

EN ESPAÑA SE SOLICITAN CADA AÑO TRES MIL PATENTES

22/12/14


Protección de los resultados de la I+D+i: Un ciclo de jornadas de la Fundación Vasca de Innovación e Investigación Sanitarias, fundación dependiente del Departamento de Salud del Gobierno vasco, ha acercado a los profesionales de Álava, Guipúzcoa y Vizcaya las claves para la protección de los resultados de la I+D+i sanitaria

 

Protección de los resultados de la I+D+i: Un ciclo de jornadas de la Fundación Vasca de Innovación e Investigación Sanitarias, fundación dependiente del Departamento de Salud del Gobierno vasco, ha acercado a los profesionales de Álava, Guipúzcoa y Vizcaya las claves para la protección de los resultados de la I+D+i sanitaria. 

Docor Comunicación. Bilbao.- La Fundación Vasca de Innovación e Investigación Sanitarias (BIOEF) ha organizado con el Servicio Vasco de Salud-Osakidetza (SVS-O) tres jornadas para informar a los trabajadores del sistema público de salud vasco sobre las posibilidades existentes para la protección de los resultados de la I+D+i sanitaria. Las jornadas se han llevado a cabo en el Hospital Universitario Donostia-BioDonostia (Guipúzcoa), el Hospital Universitario Cruces-BioCruces (Vizcaya) y el Hospital Universitario Araba-BioAraba (Álava).

Tal y como ha explicado Amaia Albandoz, técnica de la Oficina de Transferencia de Resultados de la Investigación (OTRI) de BIOEF, “en Euskadi existen cinco unidades de innovación hospitalaria (Hospital Universitario Donostia-Biodonostia, Hospital Universitario Cruces- Biocruces, OSI Barrualde-Galdakao, Hospital Universitario Araba- Bioaraba y OSI Bilbao-Basurto). Un investigador o innovador, sea médico o cualquier trabajador del sistema sanitario público vasco, puede acudir en primera instancia a estas unidades. En los centros en los que no cuenten con ellas, se puede contactar directamente con BIOEF”. Unidades de Innovación y OTRI de BIOEF trabajan de manera coordinada.

Una vez hecho el contacto, “se estudia el caso, solicitando la información sobre ese resultado, idea, etcétera. Se identifican quiénes son los autores e inventores, qué vinculación laboral tienen con el SVS-O y la existencia o no de vínculos con entidades externas. Hay reuniones presenciales, para matizar aspectos y, después, se lleva a cabo un análisis sobre el estado de la técnica y una valoración preliminar sobre la propuesta que se ha recibido”.

Posteriormente, según ha manifestado Amaia Albandoz, “se ve si lo que se pretende proteger es susceptible de una patente o de otro tipo de protección (propiedad intelectual, etc.) y se decide el ámbito geográfico en el que se va solicitar la patente (España, Europa), atendiendo a los socios del proyecto y el potencial del desarrollo en cuestión”.

En el caso de que finalmente se vaya a proteger el desarrollo, “se contacta con los agentes de patentes que son los que van a redactar, en el lenguaje adecuado, la solicitud de patente a las oficinas de patentes”. 

Una vez preparada la documentación “se presenta a la oficina de patentes, con la solicitud preceptiva, que examina la propuesta y decide sobre dicha solicitud. Todo esto puede durar entre dos y cuatro años. Asimismo, hay otros plazos y vías para solicitar la ampliación de patentes de ámbito español a otros países”.

Amaia Albandoz ha recordado que BIOEF “gestiona la protección de los derechos de propiedad intelectual e industrial y la transferencia de los resultados derivados de las actividades de investigación e innovación que se hacen el SVS-O”, en virtud de una encomienda de gestión que tiene por parte del Gobierno Vasco. “El titular de las patentes y de los registros que se efectúan siempre es la Administración General de la Comunidad Autónoma de Euskadi. Los investigadores e innovadores son siempre reconocidos como inventores (patentes) o autores (registros de propiedad intelectual) de esos resultados o desarrollos que se produzcan.

Las mencionadas jornadas se enmarcan en las acciones de difusión previstas en el Plan de Acción en Innovación que, liderado por la Dirección de Investigación e Innovación del Departamento de Salud del Gobierno Vasco, se está elaborando en el Sistema de Salud Público Vasco. 

¿Qué es patentable?

Por su parte, Patricia Ramos, directora de Patentes de Pons Patentes y Marcas, ha expuesto que “en España se patenta poco. No tenemos esta mentalidad o formación en patentes que sí tienen en otros países. Las patentes son también un indicador tecnológico”.

“En España se solicitan unas tres mil patentes al año: un 50% proviene de empresas (la mayoría, pymes), el 25% corresponde a entidades como centros públicos y hospitales, quedando el 25% restante en personas particulares. Esto, en países como Japón, en los que el 99% de las patentes provienen de empresas, es impensable”, ha manifestado.

La Ley de Patentes actual “es muy amplia. Lo que se puede proteger por medio de propiedad industrial e intelectual es muy extenso, por lo que existen muchas modalidades de registro. Centrándonos en patentes, casi todo es patentable. De hecho, en la Ley se recoge lo que no es patentable, las exclusiones”.

Así, “no se puede proteger el software, métodos matemáticos, aspectos que vayan en contra de la moral y las buenas costumbres, por ejemplo”. 

Lo habitual es que se protejan productos, procesos o métodos y usos. “Dentro de los productos, se pueden citar los compuestos farmacéuticos, tecnología sanitaria, desarrollos sobre equipamiento sanitario, kits de diagnóstico, etc. En cuanto a los procesos o métodos, nos encontramos con los procedimientos de tratamiento, diagnóstico y de pronóstico, todos éstos, que no vayan dirigidos directamente al cuerpo humano (una cirugía, por ejemplo); todo lo que sea ex corpóreo es patentable”.

En cuanto a los usos, “es frecuente en principios activos autorizados para su uso en una patología y que, con el tiempo, acaban siendo utilizados para otras indicaciones (segundo uso médico), como ya se ha visto con ejemplos famosos, como el ácido acetil salicílico o la finasterida”.

Más información: DIARIO MÉDICO

 

 

top
<Cerrar